Playas

Reservas

Ferragudo

Dicen que Ferragudo no es un lugar para visitar, sino un lugar para vivir. Por la noche, iluminada por colores y, a primera vista, es la sensación de un lugar ideal para relajarse.

La localización y la naturaleza de su entorno, hacen de Ferragudo un excelente punto de partida para descubrir la belleza de una región desconocida. Ferragudo no ha crecido mucho desde el siglo XVI y esto mantiene la sencillez de sus casas blancas y sinuosas carreteras, inspirado por los moros.

Las antiguas murallas de la torre de vigilancia del siglo XV ya no existen, pero el antiguo Fuerte de San Juan, construido en el siglo XVII y reconstruido después del terremoto de 1755, está en buenas condiciones a pesar de que ha dejado de utilizarse como una defensa. Desde entonces, ha tenido diversos usos, y ahora es un salón literario.

También le recomendamos que visite la iglesia de Nuestra Señora de la Concepción, construida en la cima de una colina en 1320, visible desde la carretera que conduce a la aldea, así como el banco de arena del río Arade.

A pesar de ser una economía de la pesca, Ferragudo también tiene una zona rural, donde la agricultura todavía alimenta a muchas familias. Como alguien ya ha dicho, Ferragudo no es sólo una pincelada sobre una tela, sino una referencia esencial en la construcción de la historia política y social del Algarve.

Por estas y muchas otras razones, no puede dejar de visitarnos y ver este hermoso y pintoresco pueblo que es Ferragudo.